LESIONES DE RODILLA MAS FRECUENTES EN EL CORREDOR (I)

PorAdela

LESIONES DE RODILLA MAS FRECUENTES EN EL CORREDOR (I)

SÍNDROME ROTULIANO

El problema aislado más frecuente en este tipo de atletas es un anormalidad en el recorrido de la rótula, popularmente conocido como la “rodilla del corredor o condromalacia rotuliana, aunque este último término es incorrecto, ya que describe cambios patológicos observables en el cartílago articular.

Durante el movimiento normal de flexión y extensión de la rodilla, la rótula se desplaza arriba y abajo por el canal situado entro los cóndilos femorales (tróclea) . La rótula se mantiene en la tróclea gracias a :

  1. las dos vertientes trocleares de los cóndilos femorales
  2. el equilibrio muscular creado entre las fibras transversas y oblícuas de los músculos vasto interno y vasto externo
  3. la acción de fijación que ejercen los alerones rotulianos y la aponeurosis femoral

En le sindrome rotuliano (que normalmente se asocia a un defecto en la alineación) se afecta el recorrido normal de la rótula, de forma que produce una lateralización de la misma. El dolor asociado no se debe a ninguna lesión en el cartílago, sino al incremento de la presión ocasionado por el movimiento anormal de la rótula. Existen ciertos factores anatómicos y biomecánicos que contribuyen a esta difunción;

  • hipertonía del músculo vasto externo, de la aponeurosis femoral y del alerón rotuliano externo
  • hipotonía del vasto interno
  • La patela alta también predispone a que la rótula sufra una presión lateral excesiva y presente intestabilidad

El síndrome rotuliano puede aparecer en cualquier corredor, pero lo típico es que afecte a los corredores ocasionales y al corredor deportivo (32-64 km a la semana, a 4,5-5,2 min./km) cuando aumentan sus kilometrajes. El dolor es en forma de molestia alrededor o debajo de la rótula (especialmente en su faceta interna ) y se agrava al subir escaleras o al correr por pendientes. Los síntomas pueden desaparecer mientras se está corriendo, para volver a presentarse al finalizar o más tarde.
El primer episodio de dolor puede tener lugar después de correr, habiendo permanecido sentado durante un periodo prolongado (tras un viaje largo) o como consecuencia de un golpe directo en la rótula. Correr mientras se está lesionado empeora los síntomas.

El tratamiento sintomático inicial consiste en medidas conservadoras tales como hielo, antiinflamatorios y reposo. El paciente deberá dejar de correr y reducir las actividades que comprimen la rótula contra el fémur (no arrodillarse, no subir escaleras ni permanecer sentados durante largos periodos de tiempo.
Se deberá realizar ejercicios de estiramiento del musto y de resistencia progresiva con la rodilla en extensión (reforzamiento del cuadriceps), para ayudar a reducir la carga patelofemoral y a mejorar el recorrido de la rótula.
Una vez que el paciente está asintomático podrá volver a correr de forma gradual. Para, evitar las recidivas es esencial efectuar un entrenamiento continuado con pesos y no correr por terrenos en pendiente.

El problema del recorrido rotuliano normalmente se puede corregir con elementos ortopédicos aplicados en el pie, de forma que se bloquea la pronación excesiva y la rotación interna de la tibia.

En nuestra clínica podológica en Valencia, podemos realizar un estudio de la pisada con la finalidad de llegar al diagnóstico mas preciso. Ademas realizamos plantillas personalizadas adaptadas a las necesidades individuales de cada paciente.

Adela Alvarez
podóloga col.2615
Clínica podológica adela alvarez
C/flor de mayo, 4 Valencia
629558870

About the author

Adela administrator

Deja un comentario